Por David Whitley

Algunas de las proezas de fuerza más grandes jamás registradas, fueron realizadas hace muchas décadas por hombres que tenían acceso al equipo más primitivo y no sabían nada acerca de las fibras musculares rápidas o el sistema glicolítico.

  • -Hermann Goerner realizó un peso muerto de 330 kg en una barra giratoria internacional. Con agarre de gancho. Con su mano derecha.
  • Arthur Saxon ponía 136 kg sobre su cabeza con una sola mano y lo hacía rutinariamente. Como si fuese su trabajo. Precisamente porque ERA su trabajo. Su record oficial en el bent press con un total de 168 kg aún permanece hoy, más de 110 años después.
  • -Joe Greenstein, “the Mighty Atom”, doblaba herraduras con sus dientes, rompía cadenas expandiendo el pecho, y detuvo un aeroplano de despegar con su pelo.

Es importante notar que todos estos strongmans legendarios compartían un punto en común: Se tomaban su entrenamiento como una práctica.

De vez en cuando intentaban hacer una proeza o levantamiento record, pero, piénsalo: si tu trabajo fuese levantar cosas pesadas y doblar acero con tus manos, noche tras noche en tu espectáculo ¿cómo entrenarías? ¿Te esforzarías hasta llegar a la fatiga y hasta quedar exhausto? ¿entrenarías hasta que tu técnica se volviera mala? ¿medirías tu éxito por lo destrozado que te encontrases al terminar la sesión o por cuán cansado te encontrases los días siguientes?

No. No lo harías a menos que quisieras terminar desempleado y sin blanca. El lema “no hay ganancia sin dolor” (no pain no gain) acabaría rompiéndote. Yo prefiero el lema “conoce las ganancias sin dolor” (no pain, know gain).

¿Qué pasaría si enfocases el levantar cosas como si fuese tu trabajo y te pagaran, no solo por completar levantamientos, sino también por verte bien y entretener mientras lo haces? ¿Cuán a menudo intentarías hacer un nuevo record máximo de una repetición? ¿Cómo sería de ambicioso ese intento?

whitleycircusdumbbellbentpress

Perder tiempo por una lesión supondría que no podrías hacer tu trabajo. Si no hicieras levantamientos, no te pagarían. Sería mejor levantar pesas como si tu vida dependiese de ello. No hacer intentos máximos como si tu vida dependiese de completar ese levantamiento, y el siguiente, y el siguiente, y las 12 proezas del siguiente show a las 9:00 y de los 2 shows de mañana, y de los 3 del sábado que tendrías que hacer. No harías esfuerzos extremos, ni buscarías sentir la quemazón del músculo, ni te esforzarías hasta quedar exhausto.

Y no solo estoy hablando de historia. El strongman de la vieja escuela Slim the Hammer Man me dijo: “La gente no me pagaba por verme intentar un levantamiento. Me pagaban por HACER el levantamiento, y tener buen aspecto mientras lo hacía”.

Intentar levantamientos máximos frente a una multitud para un show es lo que haría un amateur (a menos, por supuesto, que se estuviera intentando registrar un record). Si vas al máximo todo el tiempo, algo se romperá.

dennisrogers

Dennis Rogers haciendo curl con dos mazos de 8 y 14 kg apretando los mangos juntos

El Strongman Dennis Rogers, (foto arriba) me ha dicho exactamente lo mismo acerca de la práctica. Si no sabes quien es Dennis, busca en youtube y prepárate para ver cosas impresionantes. Hoy día, con 59 años, todavía dobla llaves inglesas, sartenes, destornilladores, y todo tipo de cosas. La asociación de barras y strongman antiguos lo proclamaron el “hombre más fuerte libra por libra en las proezas que realiza”. Él es mi mentor en el arte de los antiguos strongman.

Hay veces que he hablado con Dennis acerca alguna proeza difícil que quería intentar, y le he escuchado decir: “Creo que puedo hacerlo, pero tengo 9 shows en las 2 semanas siguientes y no quiero arriesgarme a una lesión. Después de eso tengo 2 semanas de descanso, así que lo intentaré entonces”.

Si quieres probarte y ver lo que puedes hacer en un esfuerzo máximo, desde luego no me opongo a ello. Soy un fan de pulsar el interruptor de la locura e intentar ver exactamente donde estoy en algún levantamiento o proeza de fuerza. Pero debe ser algo muy infrecuente.

La mayoría del entrenamiento debería ser en el rango del 70-85%. En mi libro “Taming the Bent Press” (domando el bent press) describo distintos planes de entrenamiento que se ajustan a esta guía general.

Si constantemente estás probando tu límite, lo encontrarás. Pero si trabajas de manera constante dentro de tus límites y en hacer que tu levantamiento sea mejor, entonces los límites se moverán sin mucho esfuerzo. Esto requiere paciencia. Cuando llegamos a un record personal, inmediatamente queremos ver si podemos hacer un poco más. Resiste la tentación. Céntrate en hacerlo un poco mejor, en lugar de en hacer un poco más.

Traducido de un artículo de David Whitley en Strongfirst.com