La fuerza de los strongman de la antigüedad ha llegado a ser una leyenda. En un tiempo muy anterior a la llegada de los esteroides, estos ya realizaban grandes proezas de fuerza, algunas de las cuales todavía no han sido superadas hoy en día.

Veamos un poco de la historia de estos hombres fuertes, junto con algunas de sus enseñanzas.

Arthur Saxon

Ya hemos hablado de Arthur Saxon en otra ocasión. Maestro del bent press, logró levantar utilizando esta técnica un total de 168 kg por encima de su cabeza. Con una sola mano. Muchos, de hecho, encuentran tan increíble esta hazaña, que dudan de que fuese real. 



Lo siguiente es una cita del libro de Arthur Saxon “The Development of Physical Power” (El desarrollo de la fuerza física), en el que nos habla no solo de la fuerza, sino de la resistencia y la salud:

La verdadera fuerza no solo debe incluir la fuerza puntual, que se demuestra por la capacidad para levantar solo una vez una carga pesada, sino ese tipo de fuerza más valiosa que se conoce con el nombre de fuerza resistencia. Esta consiste en la capacidad, de, si eres un ciclista, saltar sobre tu bicicleta y hacer 100 millas en cualquier momento sin fatigarte excesivamente. Si eres un luchador, luchar durante media hora con un competidor digno sin descanso y sin extenuarte y llegar a tu límite. Aparte de los deportes, la fuerza resistencia implica que un hombre de negocios pueda soportar las preocupaciones y cuidado de su negocio, que tenga la capacidad de, cuando sea necesario, trabajar mañana, tarde y noche con una energía inamovible, llevando firmemente las riendas de su negocio y reteniendo una mente clara y energía incansable, tanto de cuerpo como de mente. La persona que puede perder el descanso de una noche, o una o dos comidas sin mostrar ningún efecto adverso o sin perder nada de su potencia física, es más merecedora de ser llamada strongman que aquel que solo tiene fuerza en apariencia, que posee fuerza momentánea, y que, después de todo, no es más que una pura y simple prueba muscular.

George Jowett

Jowett creció siendo un niño enfermizo, pero eso hizo que en él naciese un gran deseo por hacerse fuerte. Llegó a realizar un press militar estricto con una mano de más de 63 kg

El libro más famoso de Jowett es “The Key to Might and Muscle” (La clave para la fuerza y el músculo) que contiene la siguiente cita:

La verdad del ejercicio se encuentra en el valor que acumula, y que, como una cuenta bancaria que crece poco a poco, desarrolla y gana fuerza.

El asombroso Sansón (The Amazing Samson)

Alexander Zass trabajaba como strongman en un circo. Algunas de sus proezas son haberse escapado de su prisión durante la Segunda Guerra Mundial utilizando su fuerza para romper sus cadenas, o doblar gruesas piezas de metal.

En su libro autobiográfico “The Amazing Samson” (El asombroso Sansón) nos da su secreto para volverse fuerte:

El secreto de la mejora en proezas como esta es el proceso gradual desde un paso al siguiente, aumentando la severidad de la prueba en grados que sean apenas notables

Lous Cyr

Este corpulento strongman logró sostener sobre su espalda, empleando sus manos y piernas como apoyo, una plataforma sobre la cual se encontraban 18 hombres (1971 kg en total). He aquí algunas palabras que escribieron acerca de él.

En cada prueba de fuerza luchaba por superar su rendimiento anterior. Aunque era grande, no era perezoso. Era un luchador extraño. Si se le enfrentaba contra algo que era más difícil de lo que ya se había encontrado, era como si le golpeasen en el hombro con la varita del titán. Se levantaba como un gigante y se abalanzaba contra su enemigo material. No se echaba a descansar. Sus ojos se encendían con fuego mientras su cuerpo respondía, y se sabe de él que levantaba hasta sangrar por sus esfuerzos

Maxick

Max Sick decidió cambiar su nombre cuando llegó a la conclusión de que llevar “Sick” en su nombre (que significa “enfermo” en inglés), no era algo muy adecuado para enseñar a otros sobre salud y puesta en forma.

Era defensor de una forma de ejercicio conocida como control muscular, consistente en la contracción y relajación controlada de los músculos. Él achacaba a esto su fuerza, siendo una de las primeras personas en lograr poner el doble de su peso corporal por encima de la cabeza en envión. Con un peso de 65 kg, logró levantar 146 Kg sobre la cabeza.

Aquí Maxick nos explica como el control muscular no solo te hace más fuerte, sino que aumenta tu poder mental de concentración:

Un estudiante serio del control muscular pronto se dará cuenta de que su fuerza de voluntad se ha vuelto mayor, que sus facultades mentales son más claras y capaces de concentración. Así, se observará que el control de los músculos reacciona sobre la mente y fortalece los poderes mentales en la misma proporción que el control de los músculos fortalece el cuerpo y las extremidades

Lecciones de los antiguos strongman

La forma en que entrenaban los antiguos strongman era tan variada como lo es entre la gente que entrena hoy en día. Arthur Saxon era partidario de sesiones de entrenamiento largas con montones de levantamientos pesados. Maxick practicaba controlando sus músculos diariamente y solamente entrenaba con pesas lo suficiente como para practicar técnica. Jowett iniciaba a sus estudiantes con ejercicios sin peso, y luego los iba introduciendo a levantar cargas. 

Algunos entrenaban al fallo muscular, aunque no se utilizaba ese término antiguamente. Sin embargo, la mayoría de ellos hablaba de ejercitarse sin generar demasiada fatiga, y sin extenuar los músculos.

La selección de ejercicios que utilizaban también era distinta. Las máquinas no se habían inventado y rara vez hacían ejercicios de aislamiento. Todo eran rutinas de cuerpo completo, solo que con cambios en el enfoque. En las competiciones no había solo dos levantamientos (como en halterofilia) o tres (como en el powerlifting) sino muchos más. La British Amateur Weight Lifters Association (BAWLA) tenía 44 levantamientos diferentes de los que se guardaba records. Estos incluían swings a una mano, pesos muertos a una mano, sostener el peso en frente, cargada y envión a dos manos con mancuernas, y otros. En cualquier caso, el hecho de que hubiese más levantamientos, llevaba al desarrollo de atletas más completos.

Estos hombres también eran defensores de la alimentación natural en aquel entonces. Imaginad qué podrían decir respecto de la alimentación de hoy. Para ellos la cuestión era tan simple como comer más si querías ganar músculo a la vez que levantabas. La obesidad casi no era un problema por aquel entonces. Pero el caso para corregir un exceso de peso era simple: Comer menos.

Finalmente, siempre se hacía énfasis en concentrarse en lo que se estaba haciendo, asignando una mayor potencia mental a cualquier ejercicio que se hiciese. Esto contrasta enormemente con la distracción que muchos tienen a la hora de entrenar en el día de hoy (smartphones, charlas de gimnasio, mirar lo que hace la chica o chico de enfrente, etc.)

Traducido y adaptado de un artículo por Logan Christopher en https://breakingmuscle.com/fitness/get-stronger-today-with-lessons-from-old-time-strongmen