“Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” – Mateo 6:34

Deja de preocuparte por tonterías. Es tan simple como eso. Al hacerlo, tu vida cambiará radicalmente. No te preocupes de aquello que no puedes controlar.

Pasar tiempo pensando en “qué pasa si…” o estresándose por cosas que potencialmente pueden ir mal es una pérdida de tiempo total; si algo está fuera de tu control no tiene sentido ni siquiera pensar en ello. Céntrate en lo que puedes controlar y no pierdas tiempo preocupándote de nada más.

“¿Qué pasa si mi jefe se enfada por intentar esta idea?”

“¿Qué pasará si pierdo mi trabajo?”

“¿Qué pasa si pierdo mis clientes por el nuevo negocio que han abierto en frente?”

“¿Qué pasa si mi genética no me permite crecer y hacerme fuerte?

“¿Qué pasa si un avión se estrella en mi casa hoy?”

“¿Qué pasa si se me pincha una rueda de camino al trabajo?”

¡Que le den a todo eso! No te preocupes.

Pon tus esfuerzos en seguirte moviendo hacia delante sin angustiarte acerca de todas las posibles cosas negativas que puedan llegar por los riesgos que tomes. Todos los días tienen potencial para que suceda una catástrofe, pero no te puedes quedar sentado pensando en eso y esperando lleno de temor.

El Problema Real de Los que No Progresan

La gente sin éxito y los que no consiguen progresar en el gimnasio tienen algo en común. Se preocupan y estresan acerca de TODO. Lo que los frena en la mayoría de los casos no es su genética o el sistema de entrenamiento que estén utilizando sino su preocupación y el pasar demasiado tiempo analizándolo todo. Algunos ejemplos.

“Maldición, he probado una dieta de proteínas altas durante dos días y no funciona. Quizás deba tomar carbos altos.”

“He aumentado mi volumen de entrenamiento pero me siento cansado. Creo que estoy sobreentrenado. Mejor vuelvo a hacer Heavy Duty.”

“Los tendones de mis biceps no cruzan mi codo como los de Larry Scott ¿merece la pena entrenarlos?”

“No sentí congestión en las piernas al entrenarlas esta mañana ¿Debería volverlas a entrenar por la noche?”

“La cuesta en la que hice sprints hoy sólo está inclinada 30 grados, pero he leído que 45 grados es mejor ¿he perdido el tiempo?”

“He perdido dos kilos de grasa pero ahora me veo delgado. ¿Qué hago? ¡AYÚDAME!”

Obviamente la gente así no va a llegar a ninguna parte debido a la duda y el cuestionamiento de absolutamente todos los aspectos de su dieta y entrenamiento. Es necesario un cambio de actitud. Es necesario tener confianza y creer en lo que estás haciendo o estás destinado al fracaso antes de empezar.

Cuando comienzas un negocio o entras en un equipo has de tener confianza de que te irá bien. Las semillas de duda aplastarán tus sueños instantáneamente. Si tienes dudas constantes acerca de tu entrenamiento y nutrición sucederá exactamente lo mismo.

Nunca progresarás.

Chica victoria

Esta chica terminó el 5×5 MFQH sin cuestionarse por qué no tenía ejercicios de biceps, y ahí la tienes. Tan feliz…:)

Gente de Éxito

Arnold, Ed Coan, Sergio Oliva o Michael Jordan no vivían constantemente preocupados y con dudas. Iban al gimnasio o al campo todos los días y entrenaban con confianza en que lo que hacían les estaba ayudando a ser los mejores. No andaban cambiando sus entrenamientos o su estilo de carrera cada semana.

They went to the gym or field every day and worked their asses off with complete confidence that they were doing exactly what it took to be the best. They weren’t switching up their workouts or their shooting or running style each week.

Imagina a Michael Jordan diciendo:

“Bueno, tal y tal entrenador me dijo que debía tirar a canasta de tal forma, y Phil Jackson dice que tengo que tirar de esta otra. Me pregunto quien tiene razón. Ya no se a quién creer. Quizás debería retirarme.”

¿No es ridículo?

¿Has visto a Arnold preocuparse en el documental Pumping Iron? Cualquiera que diga que su carrera se la ganó con esteroides o saque a relucir sus escándalos recientes no captará lo que significa una mentalidad de éxito ni conseguirá nada en la vida ni en el gimnasio.

El estar celoso por el trabajo duro ajeno o por su éxito es tener mentalidad de perdedor y te prepara para una vida de fracasos uno detrás de otro.

Así que ¡no te preocupes! Esfuérzate en lo que puedes controlar. Cuando desarrollas la habilidad de preocuparte menos es que puedes comenzar a disfrutar de tu entrenamiento y de tu vida. Cuando te preocupas constantemente, los niveles de estrés y cortisol suben. Eso te hace engordar, te hace perder músculo y te hace más débil….justo lo que estabas temiendo que pasase cuando te preocupabas tanto.

Aprendiendo a Preocuparse Menos

Aprender a preocuparse menos es una habilidad que puede dominarse si se practica con regularidad hasta que se convierte en un hábito. No es diferente de aprender a tocar el piano, y leer algún libro (o artículos) de Leo Babauta, puede ser de ayuda.

Busca la compañía de personas que parezcan no preocuparse nunca por nada, que sean positivas. Hablo de tipos como Donald Trump y Magic Johnson que parecen ser físicamente incapaces de preocuparse o escuchar negatividad de ningún tipo.

Magin Johnson dijo: “Debido al virus del SIDA que he conseguido tendré que retirarme de los Lakers hoy”

Esto es una muestra de como funciona su cerébro. En lugar de decir “contraído” utilizó la palabra “conseguido”. ¿Exagerado? quizás, pero deberíamos pensar un poco más de esa manera.

Dale un giro positivo a todo y para de preocuparte de aquello que no controlas o cuyo control va a suponer un esfuerzo que no merece la pena para un beneficio ínfimo.

Puede que el cardio en ayunas queme 50 calorías adicionales pero ¿para qué controlar eso si a ti te gusta dormir y tienes toda la tarde libre para hacer cardio?

Puede que sea mejor comer pan integral que pan blanco pero ¿vas a dejar de comerte el sandwich que te toca porque es el único pan que queda en la despensa?

Puede que hoy te toque hacer press de banca con mancuernas de 42. Pero sólo están libres las de 38. ¿De verdad merece la pena esperar 15 minutos para que las dejen libres? ¿Vas a crecer menos porque hoy cojas las de 38 y hagas una o dos repes más?

Dale un giro positivo a todo y evita preocuparte. Hazlo todos los días y mejorarás en ello como en cualquier otra cosa que se practica. Y acabarás teniendo más músculo, menos grasa y más felicidad y éxito.

Basado en un artículo por Jason Ferruggia “How to Take Charge of Your Training & Your Life